Correas ¿Por cuál me decido?

septiembre 9, 2018 0 Por consejosparaperros

Os presento a Niko “The Beagle”, este adorable perrito acostumbraba a pasear con su correa extensible, la cuál, le permitía cierta libertad de movimientos para ir a donde el quisiera. Un buen día Niko se encontraba sentado en una terraza tomando algo con su humano y su amigota Chula ( una Pastora Alemana que os presentaré en otra ocasión), cuando de repente y sin previo aviso salio corriendo a saludar a una perrito que pasaba por la acera de enfrente. A su humano se le olvidó poner la correa extensible en modo fijo, por lo que Niko pudo cruzar alegremente la carretera sin que a nadie le diera tiempo a hacer nada. Por suerte para él en ese momento no pasaba ningun coche, pero su  aventura pudo haber acabado de otra forma muy distinta. Su amiga Chula también quiso apuntarse al plan e ir a saludar al perro de enfrente, sin embargo, ella llevaba una correa fija, que aunque tenía la suficiente longitud para pasear a gusto, permitió a su humano mantenerla en un lugar seguro para ella. Nunca fui muy amiga de las correas extensibles tipo flexi, pero aquella situación fue determinante para eliminarlas por completo de mi lista.

¿Entonces cuál es la mejor correa para mi perro? Bien, hagamos un análisis  más exhaustivo.

Las famosas correas extensibles o popularmente conocidas como flexi son aquellas que consisten en un cordón fino de varios metros que se recoge en una caja de plástico provista de un asa por la que se sujeta. Hay quien cree que las correas extensibles son la opción ideal porque permiten al perro moverse a mayor distancia que las fijas mientras este permanece atado y “seguro” pero presenta una serie de inconvenientes:

  • Cuando el cordón llega a su tope y no se puede estirar más, es frecuente que los perros se lleven un tirón puesto que muchas veces van corriendo sin ser conscientes de que la longitud es limitada, si además a esto le sumamos un collar en el cuello en lugar de un arnés, nuestro perrito se puede llevar un buen meneo en las cervicales pudiendo incluso lesionarse seriamente.
  • Se enreda con frecuencia y al ser tan fino puede causar quemaduras en las patas de nuestro perro o incluso de sus amiguitos si están jugando atados, además de pasar inadvertido en muchas ocasiones provocando tropiezos y caídas a personas.
  • Aunque pueda dar la sensación de que el perro tira menos, la realidad es que le transmite una sensación continua de tensión, lo que le invita a tirar más aun.

Pasemos a hablar de las correas “fijas”: en el mercado existen infinidad de modelos, colores, tamaños y longitudes. Hay muchos educadores/adiestradores/etólogos y profesionales varios del sector que opinan que en un paseo de calidad el perro debe ir idealmente pegado a nuestra pierna durante todo el camino. Personalmente creo que eso es lo cómodo para el humano, pero estamos privando al  perro de una de sus necesidades más básicas, el olfato. Nuestros amigos peludos cuentan con unas 250000 células olfativas en sus naricillas, lo que significa que puede extraer muchísima información del medio a traves del olfato. Los beneficios de los trabajos de olfato en perros son múltiples y están más que demostrados, Permitiendo a nuestro perro olfatear durante los paseos estamos fomentando un estado emocional de concentración relajada a la vez que realiza un trabajo cognitivo que nos ayuda tanto o más que el ejercicio físico a tener perros saludables emocionalmente (ojo, no quiero decir con esto que se pueda suprimir el ejercicio físico, lo ideal es una combinación de ambos).

¿Qué correa nos puede ayudar a conseguir esto? Hazte con una correa fija con una longitud de entre dos y tres metros de largo que pese lo mínimo posible para dar al perro la máxima comodidad ( no olvidemos que las correas no forma parte de su naturaleza). Permite a tu perro acercarse a los sitios que le interese oler y deja que olfatee durante el tiempo que le apetezca.

¿Todavía no tienes claro que correa elegir? Déjame enseñarte algunas de mis favoritas:

Ligera y cómoda de llevar, está hecha de un material que no quema las manos, la tienes disponible en diferentes medidas tanto de largo como de ancho para adaptarse mejor las características y necesidades de tu perro. También puedes elegirla con asa o sin ella, sé que a muchos os resultará incómodo eso de no tener asa, yo personalmente le hago un nudo al final que me sirva de tope y no tengo ningún problema.

¿Qué medidas son las más adecuadas para mi perro? Elige el ancho en función del tamaño de tu amigo, para perros de tamaño pequeño será suficiente con la de 14 mm, para perros medianos elige la de 19mm y para perros de tamano grande sería conveniente utilizar la de 25mm. En cuanto al largo de la correa, lo elegiremos en función del uso que vayamos a darle, supongo que la mayoria de vosotros la quereis para pasear por lo que lo más indicado es una correa de entre 2 y 3 metros de largo, de tal forma que nuestro compañero tenga un cierto grado de libertad de movimientos. Si en un momento dado necesitas hacerla mas corta, lo único que tienes que hacer es recogerla en una de tus manos. Si, al principio puede parecer un poco rollo ir pendiente de soltar y recoger correa, pero una vez que te acostumbras te sale solo y podrás comprobar por ti mismo el cambio sustancial que pegan los perros en los paseos.